Los Ausentes de El Clásico

el

Sábado tarde noche en Europa, mañana en América. El planeta se paraliza para cenar o desayunar un festín futbolístico. El Barça-Madrid es sintonizado en miles de pantallas para ser visto por millones de futbolistas frustrados. No importa las reuniones familiares, el tortuoso trabajo sabatino o la rutina establecida, la mayoría encuentra pretextos para olvidarse de todo y concentrarse en la rivalidad futbolística más representativa de Europa, quizás del mundo.

mou-vs-pep-noviembre-rf_232939

Si jugáramos a los antónimos sería fácil contestar Barcelona después de escuchar Madrid, Neymar después de Bale y por supuesto Messi después de que se nos preguntara por Ronaldo; sin embargo hace un poco más de un año todavía podíamos contestar Pep después de que nos decían Mou.

Mourinho y Guardiola fueron los grandes ausentes del clásico español. En pocos años lograron que las cámaras no sólo enfocaran la magia que salían de las botas de Messi o Ronaldo, también hicieron espectáculo en la banca y en la sala de prensa. Sé que desde la temporada pasada Pep dejó al Barça, pero Tito y Roura seguían representando su estilo, y Mourinho parecía que seguía peleando con los fantasmas del catalán.

Sólo el fútbol nos ha podido regalar semejante contradicción. Pep representando la etiqueta, el embate a través del halago, la hipocresía bien disfrazada, el jugar bonito para ganar,  mientras que Mou abanderaba el insulto fácil, los golpes que se traducían en la prensa y en el campo, el cinismo descarado,  el juego trabado para no perder.

Aún no se distingue si la rivalidad de los clubes encendió la de los entrenadores, o si la rivalidad de los entrenadores revivió la de los clubes; lo que queda para la historia es que mientras éstas figuras estuvieron al frente de éstos equipos se celebraron batallas épicas que provocaban una especie de “guerra fría” entre la “Casa Blanca” y el “Can Barça”, en donde el partido duraba varios días más que 90 minutos.

El sábado pasado resultó un tanto decepcionante. El argentino y el portugués no acapararon reflectores, un Neymar,  una decisión arbitral y un golazo de Alexis definieron el partido en favor de los azulgranas, mientras que las cámaras con sentimiento melancólico enfocaban las bancas tratando de encontrar a los grandes ausentes del partido, viendo a un Tata y a un Carlo simulando llenar el espacio de sus antecesores.

 

Por Roberto Nájera Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s